Las heridas que guarda el sol
en su espalda repleta de lunares,
que nunca se ven;
se abren a la oscuridad de su quebranto
de voz seca,
para acariciar a quienes no lo quieren ver
vomitar su música.

M. C.


No hay comentarios:

Publicar un comentario